domingo, 18 de abril de 2010

Por siempre y siempre



Oprimiendo tus labios carne viva

con la sequía de mi boca

saboreo lo que luego será mi perdición.

Y como droga dependiente
siempre te arrancare lo mas dulce del interior
para hacerle un collar a mi alma.


Cuando el cansancio me gane

sin titubear dejaré mis pupilas, aturdidas de imágenes deformes

descansar en tu delicada silueta.

Mi concepto de perfección existe

en cada excelso error que te conforma

completando la porción que errante buscaba...

No hay comentarios: